Magdalenas de Algarroba

Reposteria sana Magdalenas de Algarroba La semana pasada se me apetecía algo dulce y pensé en cocinar un postre. Como llevaba ya tiempo repitiendo las mismas recetas (tarta de queso de cabra y bizcocho de algarroba, manzana y nueces), pensé en innovar, pero aprovechando los ingredientes que tenía por casa. Así fue como me decidí […]

Reposteria sana

Magdalenas de AlgarrobaMagdalenas de Algarroba

La semana pasada se me apetecía algo dulce y pensé en cocinar un postre.
Como llevaba ya tiempo repitiendo las mismas recetas (tarta de queso de cabra y bizcocho de algarroba, manzana y nueces), pensé en innovar, pero aprovechando los ingredientes que tenía por casa.
Así fue como me decidí a preparar unas magdalenas de algarroba.
La algarroba (Proposis Pallida), de procedencia vegetal, es el fruto del algarrobo. Se trata de una especie arbórea de la familia de las fabáceas, originaria de la zona mediterránea. Existen dos tipos de algarroba: la blanca y la negra. La segunda de ellas, habitualmente presentada como sustituta del cacao, es la que he utilizado para el postre de hoy.
Este alimento natural, que pertenece al grupo de las legumbres,  se caracteriza por:

Ser un alimento energético, con alto contenido en azúcares (50% de azúcar natural, 10% proteínas).

Ser rico en minerales como calcio, hierro, fósforo y magnesio.No poseer gluten (es apto para celíacos).

Ser rica en fibra y taninos (potente antioxidante natural).

Actuar contra las inflamaciones de las mucosas, reduciendo la irritación, tanto en vías respiratorias como digestivas, actuando adecuadamente contra las diarreas.Reducir el dolor de las contusiones.
Una vez analizados los beneficios de la algarroba, os facilito la receta por la que me guié la pasada semana, a ver si os animáis con ella 🙂

Magdalenas de Algarroba

Ingredientes (para aprox. 20 uds.)– 2 cucharadas de Harina de algarroba– 100 gr. de Harina de arroz integral– 2 huevos– 100 ml. de Sirope de ágave– 1 sobre de Gasificante– 200 ml. de Leche de Avena– 1 cucharadita de Aceite de oliva
Se baten los ingredientes y la mezcla resultante se pone en moldes de papel para magdalenas. Yo utilicé unos blancos que tenía en casa, estéticamente poco especiales, pero hay muchas tiendas que venden este tipo de productos por internet, por lo que las opciones son infinitas (los míticos de IKEA, 6 uds. por 3,99€).
Finalmente, lo llevamos todo al horno, precalentado a 180º aprox. (recordad que mi horno no está en sus mejores momentos… por lo que esto es orientativo), y lo dejamos hasta que consideremos oportuno (deberían estar listas en 20′, si mantenemos la temperatura comentada, pero mejor pinchar antes una magdalena y comprobar si el tenedor sale o no limpio).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *